"NO ME PEGUES EN LA BOCA QUE ESTA NOCHE TOCO": MILES DAVIS Y EL BOXEO / by rocio pina

De camino a casa tras una sesión de entrenamiento en el gimnasio de Bobby Gleason del Bronx, allá por 1970, Miles Davis le dijo a Dan Morgenstern, de la revista Down Beat, que "el boxeo es cómo la música: siempre sigues agregándole cosas".

El legendario músico y compositor no es el único que hizo esa comparación —George Foreman en su día la hizo a la inversa al declarar que "el boxeo es como el jazz, porque como más bueno es, menos lo aprecia la gente"—, pero pocos están tan cualificados como Davis para ponderar la relación entre la música y el pugilismo. Durante el curso de su vida y carrera, la conexión del hombre con el boxeo fue casi tan compleja y fascinante como lo era su música: para Miles, luchar fue una fuente de inspiración infantil, una musa... e incluso un salvavidas.

Más lucha: De cómo Bruce Lee predijo el futuro de las artes marciales

Miles Davis creció adorando el boxeo y salió de la niñez en un momento crucial de la historia de este deporte. Así lo explica el crítico de cultura Gerald Early en su ensayo El boxeador como héroe negro, incluido en el libro Miles Davis: la historia completa ilustrada.